Este fin de semana hemos asistido a numerosos eventos deportivos de primera magnitud que se han desarrollado de forma más o menos normal y conforme a lo esperado.

En atletismo, Usain Bolt volvió a demostrar que es el rey de la velocidad y ganó en su prueba favorita, los 100 metros lisos, aunque esta vez lo tuvo un poco más difícil que en otras ocasiones y no fue hasta los metros finales en los que consiguió superar a sus rivales, entrando en meta con una marca más discreta que las logradas en pasados certámenes.

Bolt ahora pondrá su mira en los 200 metros, una prueba que debería ganar con más diferencia sobre sus rivales.

En tenis, Nadal se despidió del torneo con derrotas, tanto frente a del Potro, en un emocionante partido que se decidió en el tie-break, como contra Nishikori, con el que hubo polémica tras ausentarse del partido durante 15 minutos sin que nada se hiciera para evitarlo.

Nadal pese a todo, se va de estos juegos habiendo demostrado que es un luchador nato y con la medalla de oro de dobles, que es mucho más de lo que se esperaba de él tras haber estado en el dique seco prácticamente dos meses y haber llegado a los juegos con un escasísimo entrenamiento.

El torneo individual lo ganó Murray derrotando a del Potro, y se convierte en el primer tenista que logra dos oros individuales de forma consecutiva. Mención especial para Del Potro, autor de otra reaparición estelar en la que a punto estuvo de ganar el torneo.

En baloncesto, España está siguiendo el guión que ya nos ha mostrado en anteriores torneos. El de colocarse al borde del precipicio de forma más o menos intencionada para luego resurgir.

Es como si necesitaran tener el machete en el cuello para dar lo mejor de sí mismos. Tras las dos derrotas iniciales, los chicos de Scariolo lograron una sufrida victoria ante Nigeria y desde entonces parece que los engranajes de la máquina española han empezado a girar en la dirección adecuada.

Dos victorias más ante Lituania y Argentina, han metido a España en cuartos de final donde se verán las caras con Francia, una de las favoritas para ocupar alguna plaza de podio en el que será previsiblemente, el partido más complicado ( sin contar los 2 iniciales ) hasta la fecha en el torneo.

USA por su parte sigue venciendo sus compromisos pero lo hace sin dar excesivos recitales. Ante Australia y sobre todo Francia, los americanos no han demostrado esa superioridad aplastante que les presupone, aunque es de esperar que cuando lleguen los partidos importantes, no concederán segundas oportunidades a sus rivales. Los partidos de cuartos se jugarán el próximo miércoles.

En MotoGP tampoco hubo excesivas sorpresas. Tal y como anunciamos en nuestros pronósticos de la categoría reina. las Ducati eran las claras favoritas para esta carrera, y lograron un contundente doblete gracias a Iannone y Dovizioso.

Al inicio de la carrera, parecía que las Yamaha podrían plantar cara a las motos italianas pero poco a poco fueron perdiendo metros y se tuvieron que conformar con la tercera plaza de Lorenzo, al que se vió bastante competitivo respecto a las últimas carreras y Rossi, que esta vez no pudo con su compañero.

Márquez, ocupó la quinta plaza y sigue liderando cómodamente la general sabedor de que ésta carrera no le favorecía en nada y mucho menos aún después de la aparatosa caída que sufrió en el entrenamiento libre 3 y en la que se dislocó el hombro.

https://www.lamejorcasadeapuestas.es/wp-content/uploads/2016/08/apuestas-100-metros-lisos-rio-2016.jpghttps://www.lamejorcasadeapuestas.es/wp-content/uploads/2016/08/apuestas-100-metros-lisos-rio-2016-150x150.jpgApuestas ProNoticias
Este fin de semana hemos asistido a numerosos eventos deportivos de primera magnitud que se han desarrollado de forma más o menos normal y conforme a lo esperado.En atletismo, Usain Bolt volvió a demostrar que es el rey de la velocidad y ganó en su prueba favorita, los 100...