Marc Márquez se proclamó ayer campeón del mundo de MotoGP por tercera vez, tras vencer el GP de Japón en el circuito de Motegi. Fue una victoria bastante cómoda para el piloto de Honda, que vió como tanto Rossi como Lorenzo se iban al suelo, incapaces de seguir su alto ritmo. 

marquez-pentacampeon-de-motogp

El primero en probar el asfalto fue Rossi, que no aprovechó la pole y se vió superado en la salida tanto por Márquez como por Lorenzo. El mallorquín se hizo con la primera posición en la primera curva pero pronto tuvo que ceder el testigo a Márquez. La caída del Sábado mermó las facultades de Lorenzo y no pudo plantar batalla a un Márquez que ayer estuvo desatado. 

Rossi remontó hasta la segunda posición dando cuenta de Lorenzo pero se fue al suelo poco después echando por tierra las ya de por sí escasas opciones que tenía el italiano para lograr el título.

Lorenzo se mantuvo en segunda posición hasta pocas vueltas del final, cuando un extraño error le hizo irse al suelo en una de las curvas más lentas del circuito. Su caída dejaba vía libre a Márquez para lograr su tercer título, en una carrera en la que no se esperaba tal celebración. El catalán no falló y entró en meta por delante de Dovizioso y Viñales, autor de una gran carrera después de una mala salida.

Con éste, son ya cinco los campeonatos que acumula Márquez en sus vitrinas, tres en la máxima categoría en sólo cuatro años. No parece haber límite para el 93, que ahora podrá correr sin presión las últimas 3 citas del mundial en Australia, Malasia y Valencia, intentando mejorar su ya de por sí galáctico palmarés.

https://www.lamejorcasadeapuestas.es/wp-content/uploads/2016/10/marquez-pentacampeon-de-motogp.jpghttps://www.lamejorcasadeapuestas.es/wp-content/uploads/2016/10/marquez-pentacampeon-de-motogp-150x150.jpgApuestas ProNoticias
Marc Márquez se proclamó ayer campeón del mundo de MotoGP por tercera vez, tras vencer el GP de Japón en el circuito de Motegi. Fue una victoria bastante cómoda para el piloto de Honda, que vió como tanto Rossi como Lorenzo se iban al suelo, incapaces de seguir su...